MASAJE FACIAL JAPONÉS: El camino de belleza de guerreros y emperatrices

MASAJE FACIAL JAPONÉS: El camino de belleza de guerreros y emperatrices

Cuando, en el Japón de 1877, los samuráis -liderados por Saigo Takamori- se enfrentaron con sus espadas y corazas al emperador Meiji, más de 20000 de estos legendarios guerreros fueron aniquilados bajo las ametralladoras y las bombas del gobierno imperante.

Si bien aquella masacre eliminó para siempre la esperanza de los samuráis de recuperar su estatus en la Tierra del Sol Naciente, su legado, sus códigos de honor, sus principios morales y su espíritu continúan tan vivos entre nosotros como entonces.

También, sus tradiciones y rituales respecto al bienestar y al cuidado cuerpo-mente. De hecho, se cree que el masaje Kobido® nació en el Japón de los samuráis, quienes, al parecer, se daban masajes en la cara para calmar la mente, recuperarse tras las batallas y potenciar su fuerza interior.

El Kobido®, que significa «camino de la belleza«, ayudaba a aquellos guerreros a relajar los músculos faciales; asimismo, a preservar el bienestar, el equilibrio y el vigor que necesitaban para las guerras inminentes. Según podemos rastrear en la Historia, los resultados del Kobido® eran ya tan excepcionales que, con el paso de los siglos, la técnica fue adoptada por las emperatrices japonesas para mantener sus rostros eternamente jóvenes y bellos.

Kobido®: las manos frente a las máquinas

El secreto del Kobido® reside en la aplicación manual de un masaje que consta de más de mil técnicas exclusivas divididas en 48 categorías. Cada una de ellas se subdivide a su vez en múltiples variaciones para adaptarse a los diferentes contornos, condiciones y necesidades del rostro.

Por eso no existen dos Kobido® iguales; porque cada faz es un mundo y porque las manos del facialista que lo aplica deben adaptarse fielmente a su orografía, a sus pliegues y, también, a su alma. No en vano, es ahí, en nuestra cara, donde se manifiesta abrumadoramente -para bien y para mal- lo que somos, lo que anhelamos, lo que nos hiere, nos limita y nos atenaza.

Ninguna máquina a día de hoy es capaz de brindar un masaje facial japonés tan milimétricamente preciso como el Kobido®. Un masaje tan personalizado y único que logra, gracias a la pericia y sabiduría del facialista, una relajación cuerpo-mente profunda y un literal esculpido del rostro.

Kobido®: la técnica

Gracias al Kobido®, que se ejecuta en un ritual de movimientos de percusión, drenaje, vibración, estimulación, presión, relajación y reeducación muscular, el facialista logra devolver al rostro su armonía, elevando sus facciones naturales y aportándole belleza. El resultado: un auténtico lifting facial sin cirugía que además logra revertir la conexión rota entre la cara, el cuello, el escote y el cráneo.

Gracias al Kobido®, estas zonas se liberan de tensiones musculares, los signos de estrés desaparecen y la piel se torna más radiante, suave y tonificada. Asimismo, el Masaje Facial Japonés alivia dolores de cabeza, reduce el dolor de la articulación de la mandíbula y mejora los síntomas del bruxismo.

“Kobido® Belleza”: fieles al legado de los Maestros

La técnica del masaje facial KOBIDO®, cuyo linaje cuenta con más de 540 años de historia, ha sido transmitida desde el año 1472 a través de 26 generaciones por los Maestros de la Casa KOBIDO®.

El Dr. Shogo Mochizuki, descendiente directo de este linaje, es el único Maestro mundialmente autorizado a día de hoy para formar a nuevos facialistas en la técnica de este legendario masaje facial japonés. Y en “Kobido® Belleza” hemos tenido la inmensa fortuna de recibir sus valiosas enseñanzas a lo largo de innumerables horas de teoría y práctica.

Josep Lupión, alma máter de “Kobido® Belleza”, es uno de los únicos cinco facialistas en España licenciados por Mochizuki y la Casa KOBIDO®. Su certificación como “Licensed Kobido® Facialist” le capacita, tras 20 años dedicados a la salud y la belleza, para formar a nuevos facialistas, terapeutas y profesionales del bienestar en las bondades del Masaje Facial Japonés.

Formación en Masaje Facial Japonés de “Kobido® Belleza”

Tres niveles. Tres Maestrías. Así concibe Josep Lupión las diferentes etapas del “camino de la belleza” que conlleva el aprendizaje del Masaje Facial Japonés. Tres ascensiones. Tres cursos en los que enseña desde las más esenciales maniobras de soltura músculo facial hasta un compendio exhaustivo de técnicas de dígito presión que se ajustan como un guante a los meridianos faciales.

En Kobido® Belleza nos entregamos con alma y generosidad a la formación de nuevos facialistas con el mismo espíritu de pureza, honor, cortesía, deber y afecto que seguían a rajatabla los guerreros samuráis en su código Bushido.

Y nos honra contar en este empeño, además, con la confianza y el palio de la Casa KOBIDO®. Por eso estamos seguros de proporcionar una de las formaciones más exhaustivas de esta disciplina en nuestro país. Una formación digna de un guerrero. A la altura de los deseos de perfección y belleza de una emperatriz.

Estaremos encantados de poder compartirla contigo. Te esperamos.